Pequeños consejos de estilo


Estamos dedicando estas últimas clases de escritura creativa al género policíaco y noir, para dejarlo la semana que viene y pasar a otra cosa.

Observamos la importancia del estilo a la hora de tener que desarrollar un relato de dos páginas que tenga trama, intriga, suspense y algo de personaje. A menudo se repite la frase “es que en dos páginas se puede hacer poco”.

¡Falso! En dos páginas se puede hacer cualquier cosa, se pueden crear hasta pequeñas obras de arte. El obstáculo principal no es el espacio, sino el estilo.

El estilo se define por una serie de elecciones lingüísticas que hace el autor a la hora de escribir su obra, por breve o larga que sea. El estilo es la forma en la que decidimos construir las frases y encadenarlas entre ellas.

Cada frase es una pincelada o un acorde, cada párrafo un detalle de la pintura o una frase musical. Hay que afinar el ingenio y el ojo (o el oído, según nos guste más la música o la pintura) para llegar a decir lo que queremos decir, respetando los límites impuestos por el profe en las clases (o los límites que en otros contextos nos impondrían los editores o los jurados de premios literarios).

Es de vital importancia llegar a saber trabajar con los límites, porque nosotros mismos tenemos que ser capaces de “limitar” nuestro propio trabajo, es decir, realizarlo dentro de “vallas” que vamos fijando por nuestra cuenta.

Volviendo al estilo, puedo dar unos pequeños y sencillos consejos que quizás puedan ayudar a los alumnos que todavía tienen dificultades en este sentido:

-escribir con frases breves y lógicas;

-dicho de otra manera, evitar esas parrafadas sin puntuación que no te dejan llegar al final de la frase o de la página incluso sin nunca poner una coma un punto un punto y coma o unos sencillos dos puntos para que tomemos respiro y sepamos por dónde vamos dónde está el sujeto el verbo y el objeto de la frase y ya estáis todos perdidos a estas alturas de este párrafo ¿verdad?

-recordar que con pocas pinceladas bien dadas podemos introducir perfectamente el lector en la atmósfera de nuestro relato, y hasta en la personalidad del protagonista; el espesor y las capas de nuestras pinceladas dependen de cómo nos gusta expresarnos -¿Raffaello o Van Gogh? ¿Donatello o Manolo Valdés?

-otro consejo personal es el de perseguir una escritura “concreta” o matérica, tratar de visualizar lo que estamos escribiendo para que lo visualice rápidamente el lector (y para que quede mayormente impresionado);

-no olvidarse nunca de situar la escritura; las cosas de las que hablamos pasan en algún lugar y entre determinados personajes, así que no olvidemos ponerlo y no demos nunca por sentado que el lector sabe de qué va el relato;

-evitar las descripciones que parecen sacadas de enciclopedias, pesadas, redundantes y que no aportan ningún dato de interés al relato; se trata de espacio que se puede ahorrar para dedicarlo más bien al desarrollo de las acciones.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s