Pinceladas


Hablamos a menudo de “pinceladas” cuando nos preocupamos por las descripciones, por el estilo, para que nuestro cuento pueda desarrollarse en “tan sólo” dos páginas.

Pero, ¿qué es una pincelada? No somos pintores, ni mucho menos.

Pues, en breve: no podemos olvidar que el lector tiene un papel activo en la fase de lectura. El lector completa la información que le damos con su fantasía.

La literatura realista del siglo XIX tenía como referencia la pintura realista del Romanticismo (antes de los Impresionistas). Cada detalle estaba perfectamente dibujado, tenía finas capas de color para restituir los más exactos efectos de luz y sombra, para que nada se le escapara al ojo del pintor (y del observador).

Ahora nuestras referencias pictóricas son otras: el Cubismo, el arte abstracto, el Impresionismo… Y otras corrientes que también han recuperado el gusto por el detalle realístico.

Volviendo a la escritura: no hace falta describir un personaje en todos sus detalles, es aburrido e inútil (opinión personal). Pongo sólo esos detalles de su cara, su cuerpo o su forma de vestir que sirvan para dar indirectamente informaciones sobre su personalidad.

“El jefe de policía Ruiz tenía el pelo teñido con la raya en el medio, una frente dura y blanca, unos ojos azules con pupilas siempre dilatadas, la nariz recordaba la de las estátuas griegas que están en el Museo de Atenas, entrando a la derecha; su boca surgía de la barba negra como un volcán en erupción…”

Y así se acaban las dos páginas y el relato todavía no ha comenzado.

“Sonó el teléfono. La gorda mano del jefe Ruiz lo cogió con ansia. Con una mano se llevó el auricular a la boca, mientras con la otra no dejaba de limpiarse los restos de comida que tenía entre la barba.”

Ya está: sabemos que el jefe Ruiz es gordo, tiene barba, tiene costumbres poco higiénicas con la comida y está nervioso. Lo demás lo “rellenará” el lector según va conociendo al personaje.

Eso sí: no olvidemos poner una galleta en la boca de Ruiz casi en cada página. ¡El teniente Colombo no se separaba nunca de su puro!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s