Topless (1)


En esta sección del Me miro al espejo acercaré mi varita de zahorí miope a la zona del primer argumento: ¿por qué escribo?

La fórmula del éxito… ¿Has pensado en buscarla?

Así empezó una conversación con Poti, un amigo de Logroño que estimo mucho, persona sensible e inteligente como pocas.

Él, Marian y yo estuvimos no sé si dos horas hablando del tema en una de esas sobremesas que te gustaría tener más a menudo.

Al principio rechacé la idea con la típica respuesta de no existe la fórmula para el éxito en las artes, frase repetida infinitas veces por todos los escritores, editores, productores y analistas de guiones del mundo.

Las preguntas seguían lloviendo y con ellas las hipótesis, y como a mí me apasiona lo de desafiar la fantasía, enseguida me enganché al juego y por un momento quise imaginar que sí es posible.

Aplicando las fórmulas del marketing industrial, se trataría más o menos de ir viendo las estadísticas del mercado editorial y las características de los libros nº 1 en ventas de los últimos cinco años, perfilar el lector de esas obras e intentar repetir el truco.

Pero los nº1 en ventas no tienen nada en común entre ellos, es decir, nada más que las características universales de la narrativa que conoce cualquier escritor malo como yo (y a veces ni siquiera son libros de literatura).

La segunda hipótesis, un poco más interesante, era la de hacer este perfil de ventas-títulos-lectores para prever qué buscarán esos lectores satisfechos en su momento, y ahora de nuevo hambrientos, dentro de uno o dos años.

Por supuesto no llegamos a ninguna conclusión ni solución del problema. Pero fue divertido.

Hablo de esto porque esta conversación llegó justo poco después de que yo escribiera un relato breve sobre este tema, y justo en una época en la que llevo tiempo dándole vuelta a una idea para un libro que tendría por título Quería escribir una novela de mierda.

Lo verdaderamente interesante de todo esto está en las implicaciones profundas que conlleva pensar en el éxito. ¿Cómo me siento yo con respecto a esto? ¿Qué valores sustentan la profesión de escritor? ¿Hacen falta valores? ¿Hay que buscar el dichoso éxito a toda costa? ¿Por qué nos obsesiona tanto?

Las respuestas en la siguiente entrega…

Anuncios

5 pensamientos en “Topless (1)

  1. Qué es el éxito?
    Para algunos el simple hecho de acabar una narración, para otros escribir un libro entero y para los más osados; ser número 1 en ventas!!
    Decía Walt Disney: “Si puedes soñarlo puedes hacerlo, recuerda que todo esto comenzó con un ratón.”
    La mayoría de las grandes empresas empezaron desde casi nada, como muestra un botón, o varios:
    Mc Donalds era una barbacoa de carretera que vendía hamburguesas.
    Coca-Cola era un tónico estomacal que únicamente se vendía en una pequeña farmacia de Atlanta.
    El Corte Inglés era una sastrería del centro de Madrid.
    Samsung comenzó vendiendo verduras y pescado en un mercado de Corea.
    Virgin Records era una pequeña tienda de discos de barrio que vendía discos piratas.
    Toys’R’Us empezó con una pequeña tienda en Washington donde vendía carros y cunas para bebés.
    Nike comenzó almacenando zapatos en el sótano de su casa y vendiéndolos en la calle.
    Nintendo era un pequeño fabricante de barajas japonesas.
    Apple, Google,… nacieron en garajes de californianos.
    Facebook empezó como una red social creada por un alumno para el resto de los alumnos de Harvard.

    Lo que todos ellos tuvieron en común fue su visión estratégica y analítica.

    Me encanta lo que haces!!

    • Gracias por tu comentario, Poti. Efectivamente daré mi respuesta en la próxima entrega, hablando claro desde mi punto de vista. Y poniendo más preguntas. Muy interesantes los casos que resumes aquí, no conocía ni la mitad de estas historias. De escritores también hay muchas así, aunque no las compararía con las empresas.
      ¡Hasta pronto!

  2. La eterna cuestión… Fíjate que yo me conformaría con que la gente me leyera con gusto, lo de ser número 1 en ventas lo dejo para mis sueños más imposibles, como el de que me toque la primitiva 😛 Mi sueño recurrente es: ¡una oportunidad, por favor! Encontrar a alguien que confíe en mí y apueste aunque sea un poquito por lo que escribo, y que no intente timarme ni jugármela jeje En fin, difícil, en cualquier caso. Suerte con ese libro 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s