Poemas en pareja


Foto de Valerio Cruciani

Foto de Valerio Cruciani

En la última clase del taller de poesía de la Universidad Popular de Logroño hemos leído unos poemas del escritor estadounidense E. E. Cummings (1894-1962), algunos en inglés para apreciar el ritmo y el estilo que, inevitablemente, se pierden en la traducción al castellano.

Por ejemplo, este poema genial sacado del libro Viva (1931) y titulado 16.

may i feel said he
(i’ll squeal said she
just once said he)
it’s fun said she

(may i touch said he
how much said she
a lot said he)
why not said she

(let’s go said he
not too far said she
what’s too far said he
where you are said she)

may i stay said he
(which way said she
like this said he
if you kiss said she

may i move said he
is it love said she)
if you’re willing said he
(but you’re killing said she

but it’s life said he
but your wife said she
now said he)
ow said she

(tiptop said he
don’t stop said she
oh no said he)
go slow said she

(cccome?said he
ummm said she)
you’re divine! said he
(you are Mine said she)

Hemos hablado de la originalidad de sus poemas, de la experimentación con la ruptura de la sintaxis y de las reglas de puntuación, y de un tema común que recorre toda su poesía: el vitalismo, la fuerza de la energía vital espontánea contra el racionalismo y los constructos del hombre.

buffalo bill ha muertoAsí que para la semana que viene, los alumnos van a trabajar alrededor de este tema pero en pareja. Cada uno escribe la primera mitad del poema -dos cuartetos en verso libre y rima ABAB-, se la pasa al otro y este escribirá la continuación del poema -otros dos cuartetos libres con rima CDCD.

La primera parte se dedica al tema de la “juventud”, la segunda al de la “vejez”, el mundo vital contra el mundo adulto y racional. Cada alumno tendrá que lidiar con el estilo del compañero y buscar la coherencia en el desarrollo del poema. ¿Qué pasará?

Por cierto, yo me acerqué a la poesía de E. E. Cummings gracias a una película de Woody AllenHanna y sus hermanas, en la que un enamorado Michael Caine lee el siguiente poema a la bella y joven Barbara Hershey.

en algún lugar al que nunca he viajado, gozosamente más allá
de cualquier experiencia, tus ojos tienen su silencio:
en tu gesto más frágil hay cosas que me abarcan,
o que no puedo tocar porque están demasiado cerca

tu mirada más leve me abrirá fácilmente
aunque me haya cerrado como dedos,
siempre me abres pétalo tras pétalo como la Primavera abre
(tocando hábilmente, misteriosamente) su primera rosa

o si tu deseo fuera cerrarme, yo y
mi vida nos cerraremos muy bellamente, súbitamente,
como cuando el corazón de esta flor imagina
la nieve cayendo cuidadosa por doquier;

nada que hayamos de percibir en este mundo iguala
la fuerza de tu intensa fragilidad: cuya textura
me domina con el color de sus campos,
trayendo muerte y eternidad con cada respiro

(yo no sé qué hay en ti que puede cerrar
y abrir; apenas algo en mí comprende
que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas)
nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan pequeñas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s