¡Matadme! desaparece


Portada de la novela “¡Matadme!” de Valerio Cruciani.

Estimadas amigas, queridos amigos:

El próximo diciembre mi novela ¡Matadme! desaparecerá del mercado español y ya no será posible adquirirla. He decidido volver a apropiarme de los derechos del libro para, quizás, darle nueva vida en Italia o para quemarla en una hoguera.

Hasta esa fecha podéis conseguir ¡Matadme! en formato ebook y papel en Amazon y muchas otras tiendas online.

Una reflexión es obligatoria. Esta fue mi primera novela escrita directamente en español y representa mi prima experiencia de publicación con una editorial. Recuerdo la emoción que me invadió cuando me llamó Lengua de Trapo para decirme que querían leer el manuscrito entero y cuando, al cabo de pocas semanas, recibí también la llamada de Click Ediciones (sello de Planeta) para que la publicara con ellos.

Tenía 31 años, no tenía ninguna experiencia y mi ilusión se disparó tanto que no sabía qué hacer. No tenía a ningún agente a mi lado. Pedí consejo a una amiga conocedora de este mundillo. Lengua de Trapo tenía a su favor el hecho de ser una editorial interesante, bien colocada en el mercado español, con espíritu independiente. Click tenía por su parte el hecho de pertenecer al grupo editorial más grande de España y uno de los principales del mundo y la idea, que me parecía genial entonces, de publicar solo en ebook a precios muy bajos.

Elegí Click. Al cabo de unos meses, cuando realicé que las ventas estaban por los suelos -aunque ¡Matadme! tuvo bastante éxito al principio y suscitó interés-, que salían copias piratas por todos lados y que a nadie le interesaba de verdad el ebook, me arrepentí. Pero ya era tarde. Al no encontrar ya otras editoriales tradicionales interesadas en mis trabajos, decidí seguir publicando con Planeta. Era eso, o dejar de publicar y de escribir.

¿Qué significa todo esto? Primero, que escribir no significa necesariamente publicar, y que a veces es mejor guardarse un manuscrito en el cajón antes de regalárselo al primer editor. Segundo, que no hay que confiar en los grandes sellos porque sí, ni mucho menos en las novedades tecnológicas. El libro es algo que tiene su historia y su vida peculiar, el lector quiere la relación con el objeto de papel y hay que respetarlo. La tecnología cansa ya, y ahora mismo nunca me plantearía volver a repetir esta experiencia (aunque sigo siendo favorable a la existencia y a las posibilidades ofrecidas por el ebook).

Las grandes editoriales no son mejores por ser grandes, así como las pequeñas no son más serias y fiables por ser pequeñas. Cada una es una historia, cada editorial es un mundo aparte y ninguna te garantiza el éxito, ni la promoción adecuada, ni la distribución ni el alcance de público y crítica que cada uno sueña. Cada libro que se edita es una apuesta, tienes que moverte mucho por tu cuenta y desear que pase algo, creerlo.

Claro, tienes que sacar buenos libros, aunque, si hablamos de ventas, con “buenos” no me refiero a la calidad literaria, no necesariamente. Tu libro tiene que ser apreciado por el lector, eso es. ¡Matadme! tuvo algunas criticas excelentes y algunas malas o “ni fu ni fa”. Volveré a leerlo a distancia de siete años, a ver qué me suscita. Sin duda fue una provocación, un experimento (pásame la idea). Lo curioso fue que la escribí creyendo hacer algo muy comercial, y quizás la idea de fondo lo era. Pero no soy un autor de bestsellers, tengo que aceptarlo. El escasísimo éxito de mis novelas en España lo demuestra.

Tampoco he llegado a ser un autor reconocido y pequeño, con su nicho de lectores y críticos. Pero la culpa es mía, no es del público, ni del editor ni de la piratería (bueno, un poco sí): quizás no haya alcanzado ese nivel de manejo de la prosa en español que tengo en italiano, quizás mi búsqueda haya tenido un carácter indeciso, poco marcado, quizás me haya movido en una zona gris entre el deseo de vender mucho y ser amado y leído por un gran público, y el otro de querer ser considerado un autor de “culto” (pásame también esta palabra), pequeño pero con grandes ideas y páginas, intelectual, novedoso y no sé qué más.

El tema es que no podía y no quería dejar de escribir y saqué otras tres novelas, todas publicadas por Click. Intenté enviar los manuscritos a otros editores españoles, pero nunca recibí respuesta, menos en un caso (negativa y brevemente razonada). Así que me dije eso de “mejor con Planeta que en mi cajón”.

No sé, puede ser. Iba buscando mi camino y quería intentarlo. Lo intenté, y de eso no me arrepiento, puedo fallecer en paz. Me hubiera gustado tener, eso sí, un número mínimo de lectores suficiente no para ganar dinero, por supuesto, pero sí para entablar una amistad y un diálogo con ellos, para aprender más sobre mí mismo y mi proceso creativo. Eso sí que habría sido mi recompensa a tanto esfuerzo y tanto trabajo, a tantas esperanzas.

Ahora he vuelto a escribir en italiano. A raíz de mi experiencia en España estoy escribiendo de una manera completamente diferente, otros temas, otra investigación, otro idioma y otro yo. A ver qué pasa.

Como ves intento ser honesto contigo, lector. Por eso cuando digo “si quieres leer mi novela” no estoy pidiendo ninguna limosna, no espero hacerme millonario en un par de meses ni venderte alguna moto. Lo que te pido es que, si eres mínimamente curioso, leas mi novela antes de que desaparezca, en el formato que prefieras, y que me digas si ha merecido la pena o no.

Gracias,

Valerio Cruciani.

Anuncios

“Mi oscuro yo” en Leemur.


Promo Leemur.


1898, Madrid, la guerra: “Volvieron cantando”


promo novela valerio crucianiEs oficial: el próximo 6 de octubre saldrá a la venta mi última novela Volvieron cantando, publicada por el sello Click Ediciones del Grupo Planeta. Se podrá leer en formato ebook y estará disponible en todas las librerías digitales como Amazon, Casa del Libro, El Corte Inglés, Barnes & Noble, etc.

Volvieron cantando es una novela histórica ambientada en el Madrid de finales de 1898, tras la Guerra de Cuba y Filipinas. Una historia de familia, de retornos inesperados y de codicia.

La portada y el booktrailer están en marcha…

Entrega de premios


efecto mariposaHoy martes a las 19:30 entrega de premios del III concurso literario”Un post para una mariposa” de la Coordinadora de ONG de La Rioja.

Os esperamos en la librería Santos Ochoa de la calle Doctores Castroviejo de Logroño. Intervendrán los miembros del jurado -Valerio Cruciani, Noemí Calvo y Andrés Pascual– y las organizadoras del concurso.

Premios:

Categoría La Rioja:

1º Premio: Lector de libros electrónicos.

2º Premio: Set de productos Unnido, valorados en 100€.

Categoría General

1º Premio: Lector de libros electrónicos.

2º Premio: Set de productos Unnido, valorados en 100€.

Además, nuestro Jurado Literario, Noemí Calvo, Valerio Cruciani y Andrés Pascual, desea premiar a los ganadores con libros de su autoría a los diez (10) finalistas de la III edición del Concurso Literario “Un post para una mariposa”.

Notas para escribir una novela


Foto de Valerio Cruciani. Sin Photoshop. Imagen tomada en el mercado antiguo de Zaragoza.

Foto de Valerio Cruciani. Sin Photoshop. Imagen tomada en el mercado antiguo de Zaragoza.

En el taller de Creación Literaria estamos dedicando las últimas clases a la novela (y a los microrrelatos que leerán en el recital del 23 de mayo). Al tratarse de alumnos que ya llevan años escribiendo relatos, y considerando que el nivel general ha crecido bastante desde el pasado octubre, he creído oportuno acercarles un poco al mundo de las historias largas.

Claro está que solo se trata de unas pinceladas. “Cómo escribir una novela” tendría que ser un título prohibido para cualquier taller pero, en el fondo, eso es lo que me gustaría desarrollar a lo largo de todo el próximo año académico (así de paso yo también aprendo). Sin embargo, me parece que no voy a seguir viviendo en Logroño. Pero eso es otro tema que trataré aparte.

Así que ¿cómo empezar a trabajar en una novela? ¿Cómo pasar de la escritura de relatos de dos páginas a una historia de 100, 150 o 200 páginas? ¿Qué es una novela? Sigue leyendo

Hijos de la misma rabia (reseña)


Portada del libro

Portada del libro

El 12 de mayo sale en las librerías italianas la última novela, la cuarta, de Matteo Di Giulio, Figli della stessa rabbia (Hijos de la misma rabia), publicada en Creative Commons por la editorial Agenzia X. Matteo es un amigo de los que surgían hace años, antes de que se difundiera Internet. Todavía no nos hemos encontrado en persona, pero llevamos ya un par de años escribiéndonos por correo electrónico, compartiendo nuestros proyectos, pidiéndonos consejo, desahogándonos como lo harían dos amigos (y escritores) sentados en la mesa de un bar.

Con Matteo comparto generación, profesión, desilusión y, por supuesto, el país que define nuestra nacionalidad en los documentos. De alguna manera esto ha influido en mi lectura de Figli della stessa rabbia. Sigue leyendo

Los ambientes de nuestros relatos


tumblr_o21g85cxUx1tpotkro1_540-400x244Reanudamos también las clases de creación literaria de la UPL y empezamos a leer y comentar los relatos sobre el tema del cine.

Uno de ellos tenía como protagonista a un director de cine y, en una breve descripción de un paisaje, habla de una colina y de un paseo lleno de mansiones de famosos. Es curioso, en ningún momento mencionaba claramente Hollywood, pero nadie tuvo la menor duda de que estaba hablando del Sunset Boulevard.

Así que empezó un debate sobre clichés y documentación. A menudo pasa algo curioso, aunque es menos extraño de lo que pueda parecer: muchos escritores noveles, cuando no tienen información de primera mano sobre los ambientes o los personajes de sus historias, tiran de clichés de forma inconsciente.  Sigue leyendo

Cómo pelar una cebolla (relato)


cebollaSe trata sobre todo y antes que nada de extraer el bulbo de la tierra cuando la planta lo pida. Se notarán las hojas lanceoladas y verdes bastante flojas, tumbadas en el suelo, casi sin consistencia y de un verdor algo apagado. Esa es la muerte buena: conforme se va extinguiendo la llama de la vida sobre la tierra, otra vida más poderosa está a punto de salir desde las profundidades.

La cebolla madura y grande apenas se asoma, enseñando su cabecita lista para el parto. Hay que cogerla sin dudar, sacudir con respeto los granos de tierra y el polvo fino y entregarla a la luz del sol. Ese sol del que ha bebido a lo largo de semanas sin verle nunca la cara. Un bulbo de fuego que alimenta a otro bulbo de agua escondido en la tierra. Sigue leyendo

Clientes antipáticos y capuchinos fríos (relato)


No me pidas que regrese - folletoEscribí este relato hace muchos años, quizás en 2004 o 2005, no recuerdo. Todavía vivía en Roma y escribía en italiano. En 2009 lo incluí en un texto teatral que mezclaba poesía y relato, No me pidas que regrese, que se estrenó en Madrid (en La Escalera de Jacob) con la dirección de Mario Pagano. En el escenario me acompañaban Zoe Berriatúa y Pablo Turégano. ¡Ah, sí! Ahora caigo… Este relato nació de una improvisación tras un viaje en tren para ir a visitar a un amigo en la región de Puglia. Nos acompañaba el filósofo y músico Marco Maurizi. Yo improvisaba la historia mientras otro, el profesor Pasquale Cacchio, un genio de la filología dialectal, conocedor de la música de Frank Zappa y un observador del entorno natural, tocaba el piano. Por ahí tengo la grabación, a ver si la encuentro.  Sigue leyendo