“Mi oscuro yo” en Leemur.


Anuncios

“El octavo pecado” en Leemur


Acaba de publicarse en la app LEEMUR mi nueva historia de terror El octavo pecadoAhora la app permite también votar, así que…

Presentazione di “Volvieron cantando” a Roma

Imagen


locandina-cruciani

“Taj” de Andrés Pascual


portada_taj_andres-pascualDesde que vivo en Logroño he oído hablar de Andrés Pascual, ya que esta pequeña ciudad se enorgullece de tener entre sus pocos ciudadanos un escritor tan reconocido como él. Y no les falta razón.

Coincidí con él en el jurado del premio “Efecto Mariposa” de este año y, al enterarme de que acaba de publicar una nueva novela, Taj, he ido a saludarle el día de la presentación en la librería Santos Ochoa. En las comunicaciones por email y en las personales, Andrés siempre transmite una sensación positiva, algo que se refleja también en sus libros.

Me gusta ser sincero y voy a decir que algunas de sus novelas anteriores no acabaron de convencerme, más que nada por cuestiones de gusto (y como dicen los latinos, de gustibus non est disputandum). Así que me acerqué a Taj por curiosidad, con la sana intención de dejarme llevar sin prejuicios.

Y hasta la última página Taj sí me convenció. Publicada hace poco por Espasa y disponible también en formato ebook, Taj cuenta la historia de Balu, un chico hindú que viaja por amor hasta Agra, la capital del antiguo Imperio Mogol, donde el Emperador Sha Jahan está construyendo el Taj Mahal, el mausoleo que rinde honor a la memoria de su difunta esposa, Mumtaz Mahal.

La novela tiene su intriga, sus golpes de efecto y un mensaje coherente: lo que se hace por amor y con sinceridad, sin rendirse, merece siempre la pena y vale más que todo el oro del mundo.

Pero lo que más me ha fascinado de Taj es la documentación detallada que hay detrás y la forma en la que Andrés Pascual engarza la narración de las aventuras del protagonista con la historia de la construcción del grandioso mausoleo. Balu crece como individuo conforme va desarrollándose el monumento, en el que trabaja como obrero al principio y, más adelante, como artesano de las caligrafías que decoran el edificio.

Es una historia que habla de convivencia entre culturas distintas y que rinde homenaje a la memoria de los verdaderos héroes de esa obra titánica: los más de veinte mil obreros y artistas que participaron en su construcción.

taj-mahalAdemás, he encontrado en Taj algo que no veía desde hace mucho: el gusto por la aventura con un toque épico, una lectura ágil y con ritmo, que se toma su tiempo sin demasiadas prisas. Se podría definir quizás como una novela “ligera” (aunque desprecie este adjetivo), pero capaz de dejar su poso y de acercar al lector a la cultura oriental y a un momento clave de la historia de la India -tierra que Pascual conoce muy bien en primera persona.

Si se me pide una crítica, quizás podría quejarme por el tono demasiado dulzón de algunos párrafos y diálogos.

En resumen, un libro para disfrutar quizás de la misma forma en la que disfrutábamos de de Emilio Salgari, pero con un toque romántico y basado en hechos históricos contrastados. Lo demuestra el premio Alfonso X de novela histórica que acaban de concederle.

Un año de “Negro spaghetti”


Portada de la novela "Negro spaghetti" ©Click Ediciones

Portada de la novela “Negro spaghetti” ©Click Ediciones

Este mes mi segunda novela Negro spaghetti cumple un año en el sello Click Ediciones (Grupo Planeta). Disponible en Amazon y en todas las librerías online, en España, Europa, EEUU y Latinoamérica.

  ¿Puede un hombre cambiar su destino? La vida ha marcado a Marcello Colasanti un claro camino, desde pequeño ha estado rodeado de ladrones, violencia, sangre y venganza.

Un nuevo nombre, Frank la Paglia, una pandilla y una ciudad por conquistar acabarán convirtiéndole en un poderoso mafioso en Roma. Pero todo cambia al entrar en sus vidas Tina. Tina es ambiciosa y manipuladora. Y es la mujer de Ricardo, el más sanguinario del grupo, pero Frank será su amante. Se verá obligado a seguir a Tina hasta Madrid, en plenos años 80, para acabar con su intento de hacerse con la ciudad.

Frank descubre así un gran secreto que cambiará por completo su vida con un giro que ni él podía imaginar.

            Frank la Paglia, arquetipo de héroe improbable. Un hombre que solo quiere salvarse a sí mismo, pero se ve arrastrado a salvar a otros.

Prólogo de Gervasio Posadas.

 

 

La experiencia del Salón del Cómic


Cartel exteriorPasar cuatro días en Barcelona sin hacer turismo es un pecado casi imperdonable. A no ser que tengas una buena razón. Yo la tenía: encerrarme en el Salón del Cómic mañana y tarde.

La verdad es que ha sido una experiencia muy interesante, intensa y bonita. Un espacio enorme y bien organizado acogió cada día a centenares y centenares de visitantes. Pasando de puesto en puesto, te ibas enterando de todas las novedades editoriales a la venta, podías acercarte a las presentaciones y masterclass de autores españoles y extranjeros, hablar con editores, dibujantes y (si los encontrabas) guionistas.

No fui solo, por supuesto. Me acompañaba un grupo de jóvenes estudiantes de arte y cómic asturianos. Yo, un viejo de 37 años, rodeado de chavales educados, que no fuman ni beben ni hacen chistes malos como yo, y de los que he aprendido dos lecciones muy importantes: la belleza y el arte que pueden encerrar los cómics (y cómo apreciarlas) y la fuerza de los lazos de amistad y admiración mutuas.

Hugo y Valerio entrevistadosEntré en este pequeño círculo gracias a Hugo Llera, el dibujante que está dando forma a mi guión Pellegrina. Aquí tengo que contaros algo muy importante: en el Salón del Cómic hay una zona profesional en la que puedes presentar tus portafolios a las editoriales que buscan autores. Hay una competencia muy fuerte, en cuatro días llegan proyectos de toda España buscando editor. Pues nosotros, Hugo y yo, ¡hemos obtenido una entrevista con Planeta Cómics!

Pero algo quizás aún más extraordinario es que de nuestro grupo casi todos obtuvieron una entrevista con uno o varios editores. Estos chicos son realmente dotados. Le echan horas y mucha pasión a un trabajo que, como ya es habitual en las artes, no se ve suficientemente reconocido. Tienen talento, saben contar historias por imágenes, y eso no tiene precio.

Me refiero a Raquel Lagartos (y su guionista Julio… ¡no sé tu apellido!), Sol Alija (y su guionista Marta… ¡tampoco sé tu apellido!) y Sergio Abalo (sin guionista…).

CosplayEn estos cuatro días he aprendido más que en todo un año de lecturas, gracias a las charlas interesantísimas que han dado autores como Enrique Fernández, que habló del proceso creativo y de la promoción de su última obra Brigada, que ha visto la luz gracias al crowdfunding; o la de Eduard Torrents, autor del cómic El convoy, que ha explicado el proceso creativo de su última obra.

Pero la auténtica iluminación llegó con las clases magistrales de Scott McCloud y Bryan y Mary Talbot. El primero, famoso autor estadounidense de los mejores libros de teoría del cómic, presentó su última novela gráfica El escultor soltando cada minuto unas perlas de sabiduría técnica y artística utilísimas.

Bryan Talbot habló de su novela Sally Heathcote: Sufragista con todo lujo de detalles sobre la estructura de las páginas y de las viñetas, sobre el desarrollo de la historia, etc.

Stand 1Tras verme encerrado tres días en un mundo casi desconocido para mí, hecho de dibujantes que envidio enormemente y que te sacan un personaje o unos paisajes en pocos minutos, de historias fantásticas, de editores de fanzines independientes de estética punk o más cuidada, de adorables chicas que hacen cosplay con muy poca ropa encima, el domingo aproveché para dar una vuelta y conocer la Barceloneta.

Piedras rompeolasAhí, en el rompeolas, encontré algo inédito para mí: unas piedras embellecidas por unos bajorrelieves pintados. El arte llena y da sentido a cualquier cosa. Me di cuenta en ese instante de que todavía podía saborear momentos de felicidad, y que hay razones para seguir luchando por las historias que queremos contar.

¡Matadme! hace un año


Portada de la novela "¡Matadme!" de Valerio Cruciani.

Portada de la novela “¡Matadme!” de Valerio Cruciani.

Let’s celebrate! Se cumple un año de la nueva edición de mi novela ¡Matadme! en Click Ediciones (Planeta).

Disponible en Amazon y en cualquier librería online en todo el mundo.

Sinopsis.

«Hombre solo y desesperado no consigue matarse. Busca hombre o mujer, personas fuertes, decididas, para trabajo sencillo aunque cruento. Mátenme y me harán un gran favor. Seguro cubre todos los gastos, sobre todo los legales. Bufete de eficacia impecable. Interesantísima recompensa. Cualquier método de sacrificio es bienvenido. Para detalles, enviar carta mecanografiada y sin huellas dactilares al apdo. de correos nº 110, Madrid».

Un anuncio en el periódico nacional. Un policía obsesionado. Una recompensa. Un profesor de lengua, un cura, un quiropráctico, una feminista, dos periodistas en paro, dos gitanos, un escritor, una concejal y un productor de cine, entre otros, intentarán ayudar a morir a nuestro protagonista, pero…

¿Quién y por qué quiere morir? ¿Quién le ayudará por fin a conseguirlo? ¿Cómo lo hará? ¿Lo conseguirá?

El misterio que mantendrá en vilo a todo un país… y también a ti.

Y si quieres ver el booktrailer¡pincha aquí!

Reseña de “Negro spaghetti”.


Portada de la novela "Negro spaghetti" ©Click Ediciones

Portada de la novela “Negro spaghetti” ©Click Ediciones

El escritor, traductor y crítico literario Matteo Di Giulio ha publicado en italiano esta reseña de mi novela Negro spaghetti, en su blog especializado en literatura española y latinoamericana “Cuéntame”.

Aquí está la traducción.

“Es una de las metas más ambiciosas pero de las más difíciles de alcanzar: convertirse en escritor fuera de tu tierra, manejando un idioma que no es el tuyo y lograr emerger en un mercado editorial en el que las dificultades se multiplican.

Lo intenta el romano Valerio Cruciani con Negro spaghetti, novela publicada en español después de ¡Matadme!, ambos por el sello Click Ediciones, sello digital del Grupo Planeta.

El autor propone en salsa ibérica una versión apremiante y original de la novela criminal italiana.

Mafia, delitos, ajustes de cuenta, tiroteos, droga: hay muchos temas en las ciento sesenta páginas que componen la trama. Pero, detrás de la cara “negra”, se esconde mucho más.

Desde las primeras líneas, el lector es contagiado por la sensación -confirmada por Gervasio Posadas en su prólogo- de que Cruciani quiere cincelar el género policíaco y sus clichés hasta llegar a trabajar en la materia prima, en los arquetipos del suspense; y haciéndolo, elige la ironía como arma.

Jugar con las reglas de un género, construir personajes y situaciones fuera de lo común es un mecanismo abusado. En cambio Valerio consigue mantenerse en la difícil frontera entre parodia y realismo. Gracias a esta capacidad suya de tener alta la tensión sin caer en la caricatura, la novela da con el objetivo de ser al mismo tiempo épica y picaresca.

El ascenso de dos criminales romanos, emigrados a Madrid como el autor, se convierte en un contra-viaje del héroe, un duelo a distancia que se modela con el pasar de los años y que, al final, no puede que desembocar en una confrontación cruenta y sin piedad.

Negro spaghetti es una lectura agradable, fluida y rica de tensión emotiva. El estilo de Cruciani va en contracorriente: pocos diálogos y muchas descripciones; sin embargo no hay un momento de tregua y su elección compensa desde el principio hasta el final.”

Por Matteo Di Giulio.

Un mes de Negro Spaghetti


Hace un mes salió a la venta mi segunda novela, Negro spaghetti (Click Ediciones – Planeta), un thriller que mezcla mafia italiana en un Madrid distópico y violento, ajustes de cuenta y personajes al límite. Con prólogo de Gervasio Posadas.

Para celebrarlo, os dejo unas referencias curiosas sobre los comienzos de la banda de Frank La Paglia y Riccardo Galliano. Su coche, su ciudad… Y la banda sonora de la novela.

Alfa Romeo Spider.

Alfa Romeo Spider.

Roma panorama

Roma, el territorio de la banda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fred Buscaglione

Fred Buscaglione