La industria cultural


Un tema que ocupó bastante espacio en la primera clase del taller de escritura creativa, en la biblioteca Chamartín, ha sido el de la industria cultural.

Empezamos hablando de lo difícil que es publicar hoy en día para un autor novel, y para aportar algún dato concreto y cercano, hablé de mi experiencia directa. Hay que considerar muchos aspectos, pero seguramente uno fundamental es el hecho de que hoy, más que nunca, la edición de libros es una actividad industrial, porque las editoriales son empresas y tienen que “hacer números”.

Sin querer meternos en evaluaciones filosóficas de mayor calado, llegamos a comparar la situación del mercado editorial español actual con la de la industria cinematográfica. En el primer caso es casi imposible publicar para un escritor novel, porque es muy improbable encontrar a un editor dispuesto a arriesgarse por un nombre que dificilmente venderá más de 1000 copias. Mejor apostar para productos más seguros, que inspiran más confianza -que ya lo tienen difícil lo de vender.

En el segundo caso -el cine-, está pasando lo mismo: el 60% de la películas que se proyectan en España son norteamericanas, y aquí se sigue defendiendo el modelo de la subvención pública. Algunos, yo incluido, están en contra de este mecanismo perverso e hipócrita: la mayoría de las películas subvencionadas no llegan nunca a estrenarse, y las demás difícilmente se convierten en éxitos.

Así que se repite el mismo problema: para un guionista o un director que empiezan, es casi imposible acceder a la posibilidad de realizar una película, porque el sistema entero -producción, distribución, contenidos, escuelas de actores, televisión- está viciado.

Y el público está viciado: leer un bestseller o ver una película “blockbuster” es un hecho social, antes que nada, con todas las consecuencias que esto acarrea. No se trata de luchar contra eso, no tendría sentido: el problema es buscar una salida profesional, creíble y rentable para los nuevos talentos.

Anuncios

Un pensamiento en “La industria cultural

  1. La citada subvención al cine español en 2011 comporta un gasto anual de 115 millones de euros, una minucia incomparable al trato favorable que reciben otros sectores de nuestra economía, y es lo que permite subsistir a una industria cultural nacional que difunde nuestro idioma y cultura, aporta trabajo directo a unas ocho mil personas y permite la continuidad de un arte y oficios que se extinguirían en nuestro país.
    Para fomentar la distribución de películas europeas existía con anterioridad en España la denominada cuota de distribución reflejada en la Ley actualmente vigente (Ley 17/1994 de 8 de junio de Protección y Fomento de la Cinematografía.), pero que se dejó de aplicar en 1999 durante la legislatura de Aznar. Esta cuota vinculaba las licencias para el doblaje a cualquier lengua oficial del territorio del estado español, al número de películas europeas distribuidas con un reflejo de unas cantidades determinadas en taquilla. La anulación de esta medida, que a juicio de los analistas se había mostrado eficaz, levantó una gran contestación desde diversos sectores de la industria española, pero a pesar de ello, la opción de la liberalización se superpuso a los propios intereses de la industria autóctona.
    Para saber más del problema de la distribución de las películas extranjeras en España, predominantemente norteamericanas, cuya actuación monopolística raya en la ilegalidad, leer lo siguiente.
    http://www.pucrs.br/uni/poa/famecos/imagina/edicao-6/anajorges6.pdf

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s